Hace un tiempo participé en dos actos: una sesión de trabajo sobre “Voluntariado y Empresa”, y el otro, una mesa redonda titulada: “Empresas y organizaciones no lucrativas, para la comprensión y acercamiento.” En las dos sesiones se dijeron cosas muy interesantes: Una mostraba la evolución y aprendizaje que la empresa realiza en lo referente a al voluntariado y al trabajo con ONG’s, y en el otro caso, los aprendizajes que las ONG’s están desarrollando en el trabajo en situaciones límites.
Sólo quiero centrarme en dos anécdotas, aunque no fueran, ni mucho menos, lo más importante de todo lo que se dijo. En el acto de las empresas, un representante de una empresa mediana de Cataluña se sorprendió de cómo podía ser que ninguna de las ONG’s más grandes de este país no les aceptaba una generosa donación, por Haití, de 3 toneladas de galletas. Por la tarde, una ONG expresaba cómo un grupo de médicos voluntarios se habían presentado en Haití para ayudar, sin equipos y ni si tan si quiera recursos para su propia manutención.
Mi reflexión: Hay muy buena voluntad por el mundo, pero aún hace falta mucha pedagogía y canalizar los esfuerzos, o perderemos muchas oportunidades de colaboración provechosa.

Vea el artículo completo en el Blog de Xarxanet (Enlace en Catalán)