imagen con 4 personas teletrabajando.

El futuro del teletrabajo: ¿Cómo mantener la cultura corporativa desde casa?

09-02-2021

Hacia un modelo de empresas sin sedes. El futuro del teletrabajo después del COVID-19.

El futuro del teletrabajo y la cultura corporativa es uno de los temas que está sobre la mesa en muchas empresas.

Pero la pregunta que nos planteamos es: ¿volveremos a las oficinas? Esta cuestión plantea derivadas relacionadas con la organización del trabajo, el mantenimiento de la cultura corporativa, la eficiencia, los costes o la conciliación familiar. Somos conscientes que esta reflexión no es válida para todo tipo de empresa ni para todos los sectores de actividad, pero si para muchos otros sectores o para departamentos de muchas empresas.

 

La cultura corporativa no solo se crea compartiendo espacio físico.

Eso es algo que ya saben las empresas con multisede, o aquellas que llevan años promoviendo el teletrabajo. Tampoco es un proceso simple, hay que construir espacios no físicos o continuos de relación entre las personas que conforman la organización. Eso es desarrollar espacios de encuentro virtual, actividades presenciales fuera de la lógica laboral del día a día. Hay muchos caminos a explorar para el futuro del teletrabajo que pueden trabajar en favor de la cultura corporativa y de las sinergias en equipo.

Solo algunas ideas…

  • En un contexto actual de restricciones
    • Promueve actividades en línea, dentro del horario laboral, con contenidos no directamente vinculados al área de trabajo: proyectos de cocreación, formación abierta…
    • Propón el desarrollo de actividades en línea para el empleado y/o su familia: talleres para los pequeños o los mayores, alineados con los valores corporativos de la empresa.
  • Más allá de las limitaciones que nos impone la COVID.
    • Convierte parte de esos encuentros virtuales en presenciales, con una periodicidad y planificación suficiente.

Por ejemplo, hemos puesto en marcha el Campus para Jóvenes Makers, una iniciativa que facilita la conciliación laboral a partir de ofrecer actividades extraescolares para empleados de empresas participantes. Si tu empresa está interesada, estamos preparando las siguientes ediciones.

 

Diferentes medidas, pero del mismo valor.

Uno de los problemas habituales a la hora de plantear el futuro del teletrabajo y las medidas de conciliación, es afrontar el hecho que no podemos ofrecer las mismas ventajas a todo el mundo. Porqué, por ejemplo, hay trabajos que requieren de presencia física en el lugar de trabajo (trabajos manuales y/o en cadena, atención al cliente…) y otros no (servicios financieros, informáticos, de gestión…). Otro claro ejemplo son las medidas que favorecen aquellas personas con descendencia, frente aquellas que no tienen, y el malestar que ello puede crear.

La gestión de la conciliación no es un proceso fácil, pero tampoco un proyecto inabarcable. Hay que tener clara una premisa: no hay que ofrecer a todas las personas los mismos beneficios, pero, en valor, deben estar equiparados. A partir de aquí, con un proceso de diálogo con el equipo, todo es abordable.

Solo algunas ideas…

  • En un contexto actual de restricciones
    • Facilitar el teletrabajo a todas las personas que puedan acceder a él.
    • Fomentar reuniones entre nueve y media y tres y media, para facilitar las recogidas en escuelas.
    • Ofrecer opciones de salud y deporte en casa: abonos a aplicaciones de entreno deportivo, por ejemplo.
  • Más allá de las limitaciones que nos impone la COVID.
    • Promover reuniones en horarios amigables con las responsabilidades familiares.
    • Si es necesario volver parcialmente a la oficina, promueve horarios flexibles para ello.


Encuentra tu modelo de teletrabajo y supera reticencias.

En los últimos años, muchas empresas han hecho la transición de un modelo de oficinas basado en el presencialismo y la ubicación fija de los puestos de trabajo, por modelos de teletrabajo parcial y espacios compartidos. Los espacios compartidos, a fecha de hoy, generan problemas en un entorno de pandemia, pero eso es algo que, más pronto que tarde, se va a solventar.

Como decíamos, este modelo no es válido para todos los sectores de actividad ni para todas las áreas de negocio de una empresa, pero sí para muchas. En cada caso, cada empresa debe encontrar su modelo, su forma de avanzar en modelos de trabajo a distancia sin que eso repercuta en el resultado de la empresa.

En muchos casos, hay reticencias en si ese modelo será efectivo. Siendo claros, desconfianza hacia los equipos. Pero aquí también hay soluciones. La vía: virar hacia modelos de trabajo basado en el cumplimiento de objetivos que no de horarios, estableciendo las medidas necesarias de control y seguimiento.

Solo algunas ideas…

  • Define puestos de trabajo basa en competencias y cumplimiento de objetivos.
  • Define sistemas de seguimiento de dichos objetivos.
  • Aprende a confiar en tu equipo, y a actuar rápido en caso de incumplimientos.

Una nueva estructura de costes.

¿Cuánto nos ahorraríamos como empresa si dejamos nuestras sedes físicas? Puede que no todas, solo algunas, según nuestro perfil. Ahorro en alquileres, mantenimientos, costes fijos de inmuebles, suministros, facility services… Obviamente, se generarían nuevos gastos, vinculados en especial a tecnología y en ofrecer a las personas del equipo recursos para afrontar su trabajo des de su hogar.

Pero el ahorro no es solo en coste económico para la empresa. También para las personas que la conforman: reducción en gastos de transporte, en dietas, en ropa, puede que en canguros…

Los beneficios tienen una repercusión directa en el balance del negocio, pero también en el salario emocional.

Te proponemos un ejercicio, adáptalos a tu realidad.

  • Calcula los gastos a un año en los que dejaría de incurrir la empresa en caso de que los empleados teletrabajasen:
    • Alquileres de espacios…
    • Amortizaciones, equipos…
    • Servicios asociados: consumos, telefonía fija, limpieza…
    • Otros…
  • Calcula los ingresos directos por venta de, por ejemplo:
    • Bienes inmuebles o materiales
  • También calcula los costes asociadas a la nueva estructura de trabajo, a un año.
    • Compensaciones a empleados, para el pago, por ejemplo, de gastos en su hogar.
    • Costes en mensajería, telefonía…
    • Costes de alquiler de espacios para usos puntuales o estables: salas de reuniones, coworking…
    • Costes de almacenamiento documental.
  • Calcula los costes directos en el momento de llevar a cabo el cambio:
    • Costes de mudanza
    • Compra de equipos para el hogar

Ten en cuenta que el momento de cambio, plantea unos costes mayores diferentes a los costes que habrá en el medio y largo plazo. Haz el balance final de los números y piensa, si vale la pena o no.

 

¿El futuro del teletrabajo pasa por dejar la oficina?

No hay que tener miedo a afrontar esa pregunta. La COVID nos ha enseñado que el teletrabajo es viable. Y recordemos que durante el inicio de la pandemia fue un teletrabajo en precario, forzado: casi sin recursos para llevarlo a cabo, sin procesos internos adaptados, con carencias tecnológicas y de aprendizaje, con escolares en casa que requerían atención, con afectación en la salud emocional…

Cada empresa responderá a esa pregunta según su situación. Desde Valores & Marketing os animaos a afrontar esa pregunta des de una reflexión profunda y sin miedo:

  • Identifiquemos nuestras necesidades como empresa y la de nuestros equipos.
  • Planteemos soluciones y escenarios.
    • Establezcamos medidas equitativas para las diferentes áreas de negocio y circunstancias personales.
    • Desarrollemos planes y programas que nos permitan seguir trabajando con eficiencia y manteniendo la cultura corporativa.
  • Analicemos los costes y beneficios del cambio de modelo.

Nosotros nos hicimos estas reflexiones y hemos estado tomando medidas desde marzo de 2020 y las hemos ido adaptando al desarrollo de las circunstancias. Eso lo desarrollaremos en un próximo artículo.

 

En Valores & Marketing te ayudamos a encarar el futuro del teletrabajo y a desarrollar programas y planes de cultura corporativa y vinculadas a la conciliación de la vida personal y profesional.

 

  Lluís Salart, Socio e Innovación en Valores & Marketing

 

__________________________________________________________________

Este artículo puede que también te interese:

7 reflexiones para este 2021

Comparte:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad